INSINKERATOR ESPAÑA

Beneficios en los Supermercados

Beneficios en los Supermercados.

Supermercado comprometido

El compromiso de una empresa con sus clientes tiene un retorno inmediato. Ya sea mantener una imagen actual e invertir en iluminación, publicidad y marketing. Ya sea en tener a todo el personal uniformado, los estantes bien expuestos y los productos colocados de la forma más eficiente, todo esto se traduce en beneficios para la empresa. Sin embargo yo os voy a hablar de otro beneficio. Uno que, espero no os pase inadvertido: el que consiguen aquellas empresas que invierten en conceptos que el cliente no puede ver, pero sí sentir.

Horror en el Supermercado

“Horror en el Supermercado. Terror en el ultramarinos” cantaban Alaska y los pegamoides, allá por los años 80 del siglo pasado. Y aunque es un tema muy divertido y fresco, en plena “movida”, debería tener poco que ver con la realidad del siglo XXI. Sin embargo y por desgracia, en algunos aspectos, aún es así.

No son pocos los establecimientos, dedicados a proveernos de alimentos, que están descuidando aspectos como la gestión de los residuos. Producen gran parte de residuo orgánico e inorgánico y gestionan sólo el inorgánico, que por cierto es el más sencillo. El orgánico de alimento caducado o restos sandach, se gestionan a través de recogidas externas, muchas veces muy mal trazadas y supone un dolor de cabeza para muchos gerentes. Nuestro país está a la cola del mundo en la gestión de la fracción orgánica del RSU y, en estos momentos tan difíciles, es necesario evitar imágenes que ninguno queremos ver en los patios de atrás de un negocio o empresa. En otros sitios las cosas se hacen de otra manera. No es necesario inventar, sólo hay que traerse los éxitos cercanos.

Hay otra manera de hacer las cosas

Todos queremos no generar, como funcionamiento óptimo, pero esto no es posible. Ya son varias las cadenas de supermercado que están incluyendo una gestión eficiente del residuo orgánico. Con soluciones de trituración y deshidratación del subproducto, podemos reducir en un 80% la fracción de orgánico, a la vez que lo mantenemos desactivado, gracias a los procesos que diseñamos para cada cliente. Pero esto suena a panfleto comercial y no es eso lo que quiero transmitir… Os pongo un ejemplo real de un caso de éxito.

El ejemplo

Cierta cadena de supermercados andaluces, ubicada en tierras con nombre de vino (guiño, guiño) ha incluido un programa pionero  en carnicerías y pescaderías. Se trataba de liberar a sus empleados cualificados de tener que hacer la gestión de ese residuo sobrante al corte de la materia prima para ser servida. Un carnicero que sólo corta carne y despacha. Un pescadero que no tiene que empujar cubos de basura, debido al mal olor que generan.

El cliente no lo ve, pero justo delante tiene a su pescadero limpiando la pieza y desechando espinas y escamas encima de un triturador. El subproducto se conduce por tuberías, se trata y se elimina, sin tener que manipularlo en el supermercado. Y así se liberan más de 25 minutos por empleado y día. ¿Hacemos cuentas?

A eso le sumamos que proporcionamos un programa de formación de uso y el resultado es fácilmente medible en la comparativa con otros supermercados que no cuentan con esta infraestructura. Los empleados son un 15% más eficientes, dado que ahorran tiempo de tratamiento y limpiezas. Además, se ha liberado un gran espacio dedicado a los, ya no malolientes, cubos de basura y ya no hay gestión de plagas ni amenazas producidas por posibles huelgas de recogida.

Conclusiones

La conclusión es muy clara: Invertir en el cliente no es colgarse cadenas de oro y ponerse medallas. Es invertir en formación e infraestructura que nos permitan tener más tiempo efectivo para poder atenderles mucho mejor. Y esa es la solución que tratamos de proponer.

Europa debe prepararse para procesar residuos alimentarios

Europa “debe prepararse” para las procesar los residuos alimentarios, insisten los expertos en reciclaje

Europa debe prepararse para la recogida de residuos por separado.

Las autoridades locales y los municipios de la Unión Europea (UE), incluido el Reino Unido, deben ‘prepararse’ para introducir recogidas de residuos alimentarios por separado, según los responsables de las asociaciones mundiales y británicas de reciclaje de residuos alimentarios. La UE ha publicado esta semana en su Diario Oficial su Paquete de Economía Circular, que incluye nuevos objetivos de un 65% de reciclaje de residuos municipales para 2035 y colecciones separadas de residuos biológicos para diciembre de 2023. El paquete será vinculante para los Estados miembros de la UE a partir del 4 de julio de 2018, después de lo cual tendrán dos años para transcribirlo en sus propias leyes nacionales.

Respondiendo a las noticias, David Newman, presidente de la Asociación Mundial de Biogás (WBA), dijo: “Es genial ver que los nuevos objetivos en el paquete de economía circular de la UE, en particular los de residuos municipales y colecciones separadas de residuos biológicos (residuos de alimentos), entrará en la ley europea en poco más de quince días.

“Existen grandes beneficios ambientales, económicos y para la salud humana al recolectar por separado residuos de alimentos no comestibles y reciclarlos en recursos valiosos usando tecnologías de biogás: nuestro último informe sugiere que hacerlo a escala global tendría el mismo impacto en términos de emisiones de CO2 reducción de todos los coches de la UE fuera de la carretera. Las autoridades locales y los municipios de toda Europa ahora deben prepararse para traer las recolecciones de desperdicios de alimentos antes de la fecha límite legal de diciembre de 2023. “

Charlotte Morton, directora ejecutiva del Reino Unido en la Asociación de Digestión y Biorrecursos Anaerobios (ADBA), dijo: “Esperamos que el Reino Unido implemente estos objetivos como un miembro existente de la UE. ADBA ha hecho una ardua campaña para que se recojan colecciones de desperdicios de alimentos por toda Inglaterra para emular los ejemplos exitosos establecidos por Escocia, Gales e Irlanda del Norte para separar y reciclar desechos no comestibles a través de AD, por lo que este es un gran momento para la circular economía en el Reino Unido.

“Diciembre de 2023 está a poco más de cinco años, así que las autoridades locales en Inglaterra deben comenzar a considerar el requisito de recolecciones separadas de desperdicios de alimentos en sus planes y usar las renovaciones de contratos como una oportunidad para introducir colecciones al menor costo posible y con la máxima efectividad”.

Los desperdicios de alimentos no comestibles se pueden reciclar a través de AD en biogás (que puede usarse para generar calor y electricidad renovables y como combustible de transporte limpio) y digestato, que se puede aplicar directamente a la tierra como un biofertilizante rico en nutrientes. En mayo, WBA lanzó su informe histórico, Global Food Waste Management: Una guía de implementación para las ciudades, escrito en asociación con el programa C40 Cities Food, Water & Waste. El informe ofrece orientación y estudios de casos para ciudades globales sobre la recolección y el reciclaje de residuos de alimentos a través de AD.